Fin (el relato de mi post-suicidio)

Para cuando la noche tropiece, yo ya estaré muerto…
las estrellas, la luna y Venus velarán mi recuerdo,
el cual estará manchado por las sombras del destino,
cruel y flagelante, como siempre ha sido…

Mis eróticas y fieles compañeras de la noche,
tristes por el triste deceso,
remembrarán aquellas noches brillantes y dolorosas
en las que yo solía abrir mi aorta al viento.

Los coyotes extintos, los lobos cazados,
los grillos envenenados, las luciérnagas aplastadas,
los murciélagos muertos de hambre y los gatos callejeros,
irán a verme una última vez.

La silla que me acompañaba en mis llantos,
ya no me verá fingir estudiar cuando sólo gemía.
La taza en la que mi abuela me servía el fluido suplicio,
se despedirá de mi, diciendo:
“Fue un placer haberte amargado las cenas de toda tu patética existencia”.

Mis soyapanecos vecinos exclamarán indignados:
“¡Que se lo lleven ligéro porque va’ yeder!”.
Todos aquellos sentimientos burdos
que fueron hospedados en mis ojos o en mis manos,
harán fila para llevarme flores y velas aromáticas.

Cada una de las páginas de mi vida,
se irán acercando a la doña Memoria Histórica para despedirse,
ya que emprenderán un corto y penoso viaje al olvido.
El paraguas agujereado con el que cobría mis ojos de mis propias lágrimas,
se burlará sobre mí, se sacudirá sobre mí y escupirá sobre mí.

El aullido de la piedra angular de lo más recóndito de mi páncreas,
despertará a los batracios lugareños y comenzarán a cantar.
La lengua escondida en la lengua del ser humano,
me reducirá a irreconocibles arañazos,
perdidos en la indiferencia del ser humano.

Aquella virgen diáfana que decía amarme,
no llegará al elocuente final de las noches de mi soledad,
porque estará ocupada con su prole…
que no es mía… y quizás de nadie.

Poco a poco, Helios volverá a reinar.
La necrológica imagen de mi cuerpo
y los espíritus de mis velantes y acompañantes,
poco a poco irán desapareciendo…
hasta que toda la tierra respire como antes,
sin recordar la mancha de suspiros, gemidos y lágrimas
que un pobre ingenuo derramara inútilmente la noche anterior.


Datos

Fecha

2003 ó 2004

¿Te gustó?
Regálame USD 2

Escribe tus comentarios...