Lujúria enamoráda

Bén mi amáda, alóndra doráda,
déjame kubrír kon mis ójos tu kuérpo,
déja ke kréskan mis fantasías en tu piél,
déja ke madúren tus miédos birjináles.

Déjame bebér d tus ójos la pás i el amór,
déja ke por tus dédos bájen las karísias,
déja ke tus kabéyos bíbren komo los kámpos elíseos,
déja ke tu korasón láta komo la yúbia.

Déja ke tu álma se kondénse komo la lús,
déja ke tu rrespirár eksplóte komo una krisálida,
déja ke las estréyas nos abrígen,
déja ke el fuégo nos enfríe.

Déjame darte un béso el treintaidós d disiémbre,
déjame kompartír tu dúda, ke es berdád absolúta,
déja ke tu siélo asépte el biáje d mi núbe,
no te bístas kon iélo, si no kon magnólias, lótos i amapólas.

Déjame bibír en tu bóske tropikál
i amanesér siémpre en tu árbol,
léjos del pelígro del olbído,
léjos d la jénte i sus siudádes.

Déjame ayudárte a edifikár tu miráda,
déjame ensendér el seríyo d tu bída,
déjame rregár el árbol d tu futúro,
déjame subír la montáña d tus suéños.

Déjame ayudárte a kargár el péso d tus lágrimas,
déjame intentár borrár las angústias d tus párpados,
déjame klabárme en tus pensamiéntos,
déjame sanár tus fiébres solitárias kon la ambrosía d Diós: El Amór.


Datos

Fecha

creo que en 2001

¿Te gustó?
Regálame USD 2

Escribe tus comentarios...